lu logo lurdesulazia

lurdes Ulazia

grupo

Las personas que acuden al taller lo hacen por una motivacion de autoconocimiento y de desarrollo de la creatividad, compartiendo el deseo de pintar y expresarse. Esto hace que se movilice la energía necesaria para el trabajo interior

El grupo acompaña y potencia el trabajo personal y creativo de cada persona, aunque sin intervenir de manera directa en los procesos de las demás personas.

Se potencia la aceptación del propio ritmo, aceptando la propia y las diferentes formas de expresión que se puedan dar en el grupo.
Tomar conciencia de cómo nos afectan “criterios estéticos” establecidos, hábitos de enjuiciar lo propio y lo ajeno, lo que está “bien o mal”, …
Se busca liberar nuestros recursos creativos, explorar colores, texturas, … y experimentar la utilización de los colores en función de nuestras sensaciones
Explorar en el proceso de creación de imágenes internas, vivenciando y experimentando el “darse cuenta”
La escucha del lenguaje corporal y la toma de conciencia de lo que es propio en mí
Destapar sensaciones, imágenes, recuerdos y sentimientos que guardamos en nuestro interior, dándonos cuenta de nuestras reacciones ante dificultades, retos, bloqueos, … decisiones, … durante el proceso de pintar.
Experimentar la evolución personal dentro de una proceso vivencial, desarrollando la capacidad de autoaceptación y de toma de decisiones en base a lo obvio
Poder vivenciar la capacidad terapeútica de la propia práctica artística.

En base a una metodología experiencial, pues sólo lo que vivenciamos podemos integrarlo y hacerlo nuestro, reconociendo pautas y patrones de nuestra vida

ENFOCADO A:
Todas aquellas personas que buscan en la expresión a través de la pintura una forma de conocerse, de crecimiento, de comunicación y de creatividad.

 

No es necesario tener conocimientos previos de pintura para tomar parte en los talleres
Al comienzo de la sesión hay un diálogo previo a la pintura

Al empezar un cuadro nuevo se elige el formato y la colocación de la hoja.
No se enjuician los cuadros propios ni ajenos. Una opinión, buena o mala, condicionará a la persona que pinta y podría perturbar el proceso creativo personal.
Se respetará el ritmo y la forma de pintar de cada persona
El primer contacto sobre el papel lo haremos con cola, que sería un pintar-sin-color
Esto nos ayudará a sentir el deseo de usar un color determinado, formarnos la idea de alguna imagen determinada o aparecer un gesto al que queramos poner un color.
Al final del proceso se abre un diálogo en torno al proceso, no sobre el análisis del cuadro ni sobre sus posibles significados .